Coffee Cake de streusel de canela

01 julio

Siempre he creído que el amor es lo que se siente la noche de Navidad si nos detenemos de abrir los regalos y simplemente escuchamos y vemos lo que hay a nuestro alrededor (o la mañana, dependiendo de sus tradiciones).

En mi casa siempre se han abierto los regalos a las 12 de la noche en punto (de 24 para 25), luego de cenar y haber comido mucho más de lo que humanamente es posible para una persona tan pequeñita como yo! (si, yo soy mínima, mido 1.54cm pero eso no me para de comer mi peso en comida en Navidad! jajajaja).

Aquí en Venezuela lo tradicional es que es el Niño Jesús quien trae los regalos con su nacimiento el 25 de diciembre. Cuando era pequeña en mi familia nos hacían a mis primos y a mi montones de juegos relacionados al Niño Jesús, el que más recuerdo fue uno en el que nos dijeron que había dejado los regalos por toda la casa porque en el apuro no le dio tiempo de ponerlos bajo el árbol, entonces era como una búsqueda del tesoro y en cada regalo había una pista que te llevaba al siguiente; creo que para mis primos, mis hermanos y yo resultó más divertido la búsqueda de los regalos, que los regalos en si.

Y es que en realidad, mi parte favorita de la Navidad siempre ha sido el compartir, el ver a familiares que por cosas de la vida y ocupaciones de cada quien no puedes ver tanto como quisieras, el sentarnos todos en una mesa riéndonos y contando historias de cuando éramos pequeñitos, el escuchar a mi abuela cantar tomando Ponche Crema, el mirar para todos lados y ver a todas las personas que quieres en un mis lugar.

DSC 0267web

Con el paso de los años y mientras nos vamos haciendo más grandes, muchas personas se van alejando de estas tradiciones porque prefieren irse de fiesta. Pero conmigo nunca ha sido así, todo lo contrario!, más bien sigue siendo lo que más anhelo de la Navidad, un abrazo de mis papás a las 12 de la noche y la felicidad de saber que estamos juntos.

Creo que les he contado un par de veces que para mi las Navidades son un tema delicado, siempre fui de las que amaba las fechas pero se han vuelto un poco complicadas, el año pasado el día de Navidad mi abuela falleció, sin haber estado muy complicada antes de ese día, simplemente amaneció enferma el 24 y su corazón, después de un rato, no pudo más. Además, hace casi 7 años un primero de Enero también tuve otra experiencia parecida, pero esa se las contaré más adelante, creo que todavía no estoy preparada para escribir acerca de eso.

DSC 0286web

A pesar de que para mi personalmente son fechas un poco agridulces, sigo disfrutando de la luz que dan estos días, de lo bonito de compartir y sobre todo de celebrar y disfrutar que tengo a mi lado a personas que amo y que están sanas y conmigo. Este año no podré estar con mi hermana y mi sobrina pero aún así sé que estaremos juntas de corazón y prontico nos abrazamos.

Ay, ven que yo me pongo a escribir para contarles cosas y me desvío?. Les decía que las tradiciones navideñas son preciosas y son de mis cosas favoritas en la vida.

Y entonces, después de abrir los regalos a las 12 de la noche en mi casa siempre nos quedamos hablando, jugando algún juego de mesa, llegan algunos amigos y más primos y tomamos Ponche Crema, siempre la cosa se alarga y terminamos acostándonos bien tarde. Al día siguiente, el 25 en la mañana, nos despertamos con el desastre más bonito del mundo porque la casa está llena de un ambiente precioso así hayan papeles de regalo y vasos por todas partes.

DSC 0271web

Siempre desayunamos arepitas con lo que sobra del pernil de la cena (lo que cenamos acá en Venezuela de forma típica ese día es pernil, hallacas, pan de jamón y ensalada de gallina) y algún dulce rico que casi siempre me invento yo. Esta divinura que hoy les enseño será parte de mi desayuno del 25 de diciembre y espero que del suyo también!

En realidad, este post no lo había pautado ni había pensado hacerlo. Pero esta torta nació de una obsesión que tengo con el Coffee Cake de Starbucks, es la cosa más deliciosa y suavecita del mundo y yo necesitaba hacer una igual. Me propuse hacerla un día y la verdad no esperaba que me fuera a quedar tan bien a la primera, de hecho, iba compartiendo el proceso en mi Snapchat y al final todo el mundo me estaba diciendo "tienes que poner esa receta!!!" y como ustedes mandan y yo obedezco, pues aquí estoy! :). (Por cierto, si me quieren seguir en mi Snapchat mi usuario ahí es AnaisaLopez)

La torta es super húmeda y suave, y el relleno es lo que la hace más rica y especial!. Bueno, el relleno y también el topping. El contraste entre lo suave y delicado de la torta junto con lo tostadito y crocante del topping es algo hecho en el cielo!!.

Además, es ultra sencilla de hacer!!. Se mezcla super rápido y a pesar de tener 3 componentes no es nada difícil de armar. Yo la horneé en un molde rectangular de aluminio de los desechables, el mío era de 23 x 33 centímetros.

DSC 0273web

Si tienen alguna duda con respecto a los ingredientes o la preparación, si quieren sugerir o pedir una receta, o si prepararon el coffee cake y me quieren contar cómo les quedó (me encantaría saber su experiencia!), no duden en ponerlo en los comentarios abajo. Además, recuerden que amo ver las fotos de lo que hacen con mis recetas!, pueden enviármelas por Instagram etiquetándome en @annaspasteleria <3

Que tengan un muy lindo día y una muy Feliz Navidad <3!,

Anaísa

Receta

Descripción

Porción: 12

Ingredientes

Para el topping de streusel de canela

  • 135 gramos (2/3 taza) de azúcar morena (puede sustituirse por la misma cantidad de azúcar blanca regular)
  • 1 pizca de sal
  • 95 gramos (3/4 taza) de harina de trigo para todo uso
  • 1 cucharada de canela en polvo
  • 55 gramos (4 cucharadas) de mantequilla sin sal, derretida

Para el relleno

  • 200 gramos (1 taza) de azúcar
  • 1 cucharada de canela en polvo
  • 2 cucharaditas de cacao en polvo sin azúcar

Para la torta / tarta

  • 170 gramos (3/4 taza) de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
  • 1 cucharadita de sal
  • 300 gramos (1 1/2 tazas) de azúcar blanca regular
  • 65 gramos (1/3 taza) de azúcar morena
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 3 huevos
  • 185 gramos de yogurt griego, sin azúcar ni saborizantes (se puede sustituir por yogurt normal, pero la textura queda mejor con el yogurt griego)
  • 310 mililitros (1 1/4 tazas) de leche
  • 470 gramos (3 3/4 tazas) de harina de trigo para todo uso

Preparación

  • Precalentar el horno a 180°C. Engrasar con spray antiadherente o mantequilla una bandeja de 23 x 33 centímetros (yo usé una de aluminio desechable).
  • Para hacer el topping mezclar en un bowl mediano el azúcar, la sal, la harina y la canela con una cuchara de madera. Después, añadir la mantequilla derretida y revolver hasta que todo se haya combinado bien. Apartar hasta que se vaya a usar.
  • Para hacer el relleno unir en un bowl mediano el azúcar, la canela y el cacao en polvo, mezclar con una cuchara de madera y apartar hasta que se vaya a usar.
  • Para hacer la torta unir en un bowl grande y apto para batidora la mantequilla, la sal, el azúcar, el polvo de hornear y la vainilla. Batir a velocidad media - rápida hasta que todo se haya incorporado y se tenga una crema aireada. Añadir uno a uno los huevos, asegurándose de batir bien antes de agregar el siguiente.
  • En un bowl aparte unir el yogurt y la leche y mezclar con un batidor manual de varillas hasta que se incorporen bien.
  • Añadir la harina a la mezcla de mantequilla en la batidora e ir mezclando a velocidad media, alternando con la mezcla de leche (es decir, agregar una parte de harina, después una parte de leche y yogurt, después otra parte de harina, y así sucesivamente).
  • Verter la mitad de la mezcla de torta en el molde previamente preparado. Después, agregar encima con la ayuda de una cuchara toda la mezcla de relleno que se hizo anteriormente. Luego, cubrir con la mitad restante de mezcla de torta. Puede usarse una espátula de goma para distribuir equitativamente la masa por arriba.
  • Con la ayuda de un cuchillo hacer "swirls" o espirales en la mezcla, para que se incorpore mejor el relleno con la torta. No es necesario hacer muchos porque se mezclaría y no quedarían las capas marcadas, con hacer algunos espirales atravesando toda la torta es suficiente.
  • Después, con la mano, distribuir toda la mezcla del topping de forma equitativa en la superficie de la torta
  • Llevar al horno por aproximadamente 45-55 minutos o hasta que al insertar un palillo en el centro este salga seco. Se verá que el topping se ha dorado y los bordes de la torta también. Sacar del horno y dejar enfriar por aproximadamente 20 minutos. Servir.
  • La mezcla puede hacerse una noche antes y dejarse cubierta con film transparente de cocina en la nevera y hornearse a la mañana siguiente (si se hace de esta forma, probablemente tome unos 5 minutos más en el horno).