Pie de limón

11 octubre, 2014

Pie de limón www.annaspasteleria.com

En Venezuela nuestro clima es absolutamente tropical; si fuera socialmente aceptable, podríamos pasar todo el año en shorts y sandalias de playa y no pasaríamos frio, incluso si está lloviendo afuera; y si, yo sé que a los que viven fuera de este tipo de climas les puede parecer lo máximo vivir así, y la verdad, es que la mayoría del tiempo (excepto los días en que sientes que te puedes derretir si duras más de cinco minutos al sol) lo es.

Y saben qué combina a la perfección con un día caluroso?, un dulce fresquito y de frutas cítricas, uno que no te exija prender la batidora ni que enciendas el horno por mucho rato y que puedas hacer para compartir en la casa después de una parrilla un domingo, vas a ver que todos lo amarán!!

Cuando era pequeñita mi helado favorito era el de limón, me encantaban los chicles ácidos y las gomitas que tenían ese polvito que era ácido y explotaba en la lengua, y en este momento se me está haciendo agua la boca de sólo pensar en todos esos sabores!. Así es este pie, dulce y acidito al mismo tiempo.

Pie de limón www.annaspasteleria.com

La base es súper sencilla de hacer y es suave y crujiente al mismo tiempo; el relleno de limón es ácido sin llegar a ser amargo, y dulce sin llegar a ser empalagoso, el balance perfecto!; en mi caso, como se imaginarán después de lo que les acabo de contar, me gusta el pie de limón bastante acidito, entonces le pongo bastante zumo de limón recién exprimido (esto es necesario si quieren que el pie quede con el mejor sabor!!). Si a alguno de ustedes le gusta más dulcito, pueden hacerlo con menos limón, tranquilos que más abajo les cuento.

Pie de limón www.annaspasteleria.com

Si tienen alguna duda con respecto a los ingredientes o la preparación, si quieren sugerir o pedir una receta, o si hicieron el pie de limón y quieren contarme cómo les quedó (me encantaría saber su experiencia!), no duden en ponerlo en los comentarios.

Que tengan un lindo día,

Anaísa

Receta

Descripción

Porción: 8

Ingredientes

Para la base de galletas

  • 2 tazas (255 gramos) de galletas tipo María, Graham o HoneyMaid trituradas (medir las galletas después de haberlas triturado)
  • 170 gramos (3/4 de taza) de mantequilla sin sal derretida

Para el relleno de limón

  • 8 amarillas de huevo (apartar las claras en un recipiente aparte limpio y seco, pues servirán posteriormente para el merengue)
  • 400 gramos (2 latas aprox) de leche condensada
  • 1 taza (244 gramos) de jugo o zumo de limón recién exprimido (en caso de querer un pie que sea más dulce y menos ácido colocar 3/4 de taza)

Para el merengue

  • 165 gramos de clara de huevo
  • 1 taza 1/4 tazas de azúcar
  • 1 cucharadita de tremor tártaro
  • 1 pizca de sal

Preparación

  • Precalentar el horno a 170°C. Colocar un poco de mantequilla o spray antiadherente en un molde de pie (yo uso uno de vidrio).
  • Primero se preparará la base de galletas. Unir las galletas trituradas junto con la mantequilla y amasar con las manos hasta obtener una mezcla homogénea que se despegue de las manos. No importa si la masa se separa un poco y caen algunas migajas de galletas, al hornearlo se unificará.
  • Colocar toda esta masa en el molde y extender, cubriendo así uniformemente los lados y la base del mismo. Llevar al horno por 15 minutos mientras se prepara el relleno. Al sacar, dejar enfriar.
  • Para el relleno de limón, batir las amarillas ligeramente hasta que estén bien unidas, agregar la leche condensada y mezclar a velocidad media - rápida por 2 minutos. Posteriormente se une el limón y se combina todo a velocidad baja hasta que se alcance una mezcla homogénea.
  • Vaciar todo el relleno de limón encima de la base de galletas y hornear por 15 a 20 minutos, hasta que se vea similar a la superficie de una gelatina. Se debe tener cuidado en no hornear de más porque la leche condensada se cocinará y la textura no será la adecuada. Sacar del horno y dejar enfriar, posteriormente taparlo con plástico de cocina y deja enfriar en la nevera por al menos 4 horas o durante toda la noche.
  • Proceder a realizar el merengue para la decoración; es muy importante que los instrumentos que se utilicen en la preparación estén muy secos, puesto que si la mezcla se moja, las claras no levantarán.
  • Cocinar las claras y el azúcar a Baño María* hasta que alcancen 50-55 grados centígrados (si no se tiene un termómetro de cocina, este punto será en el que se observe que el azúcar se ha diluido por completo en el huevo y no se vean grumos), hay que remover constantemente o de lo contrario la clara se cocinará.
  • En un bowl limpio y seco de una batidora, vaciar la mezcla de huevo y azúcar y agregar el cremor tártaro. Batir en velocidad media-rápida hasta que se vea brillante, sedoso y al levantar las varillas de la batidora se hagan picos que se mantienen sin caerse. Otro buen indicador de que el merengue está listo es que al tocar el bowl, ya no se siente caliente sino a temperatura ambiente. Se debe tener cuidado de no batir demasiado, ya que esto puede hacer que pierda su textura.
  • Colocar el merengue en una manga de repostería con la boquilla de decoración de preferencia o utilizar una espátula para colocar encima del pie previamente enfriado. Se puede usar el horno en el ajuste de gratinado por 5 minutos o un soplete de cocina para tostar la superficie del merengue.
  • Si se usa un molde desmontable, desmontar y servir. Yo, como uso un molde de vidrio, lo mantengo en el mismo molde, pero igual rocío el mismo con spray antiadherente porque se hace más fácil y ordenado el proceso de servir. Si queda (que no creo, pero puede pasar!) recuerden mantenerlo refrigerado.