Galletas de vainilla en espiral

01 julio

Galletas de vainilla en espiral, preciosas para regalar, deliciosas y con una explicación súper detallada (y hasta graciosa) de cómo hacerlas! en www.annaspasteleria.com

Las conversaciones de corazón a corazón son mis favoritas, en las que hay un montón de sinceridad y la gente simplemente expresa lo que quiera. Todos somos vulnerables, y la vulnerabilidad - a mi parecer – atrae sinceridad; y la sinceridad, atrae conexiones bonitas entre las personas.

Y mi propósito más importante con el blog es crear una conexión bonita con ustedes, así que les voy a ser sincera: hacer estas galletas y que quedaran asi fue HORRIBLE para mi.

Si, horrible, terrible y desastroso. Las tuve que hacer 3 veces para que me quedaran bien. Hay un dicho popular Venezolano que es “eres más terca que una Mula”, y a mi me lo han dicho desde que tengo uso de razón, normalmente se usa para referirse a las personas que son muy persistentes, incluso cuando las cosas no vayan muy bien. No se si las mulas son tercas o por qué dicen eso, pero si, yo encajo con ese dicho a la perfección. Soy terriblemente perfeccionista y si se me mete algo en la cabeza, lo quiero de esa forma.

Con estas galletas me pasó eso, las vi en un programa en la tele y el chef decía que usaba su receta de masa de galletas de azúcar para hacer muchos tipos de receta. Entre esos, unas galletas en espiral que las vi y fue amor a primera vista; el las hacía de vainilla y chocolate, y a mi se me ocurrió que quería hacerlas de 4 colores (si, 4!!!).

Galletas de vainilla en espiral, preciosas para regalar, deliciosas y con una explicación súper detallada (y hasta graciosa) de cómo hacerlas! en www.annaspasteleria.com

Así que me puse a hacer mi masa de galletas de azúcar favorita. Hice el doble de lo que hago normalmente (de paso!!), la dividí en 4 y pinté cada parte de un color distinto. Las puse una encima de la otra y cuando las fui a enrollar: DESAAAAASTRE!!!!!; la masa se rompía y se separaba porque era un poco más dura de lo que debía ser y por la cantidad de capas que tenía era muy difícil enrollarla, así que tuve que terminar uniéndola toda (no hace falta decir que el resultado final quedó de un color nada apetitoso) y haciendo galletas en forma de flores. Que si, estaban ricas, pero no eran mis espirales como estos lindos y preciosos y redonditos.

Galletas de vainilla en espiral, preciosas para regalar, deliciosas y con una explicación súper detallada (y hasta graciosa) de cómo hacerlas! en www.annaspasteleria.com

Segundo escenario: busco una receta en internet para hacer galletas de espiral. Se parecía mucho a mi receta de galletas de azúcar, pero con menos harina, más polvo de hornear y otros cambios pequeños. Así que adapté mi receta otra vez y me dispuse de nuevo a hacer mi espiral. Esta vez no me quedó tan mal. El rollito, la verdad, me quedó más como un cubo, jajajajajaja, pero fue porque lo aplané mucho mientras ponía las chispitas de colores. El hecho es que me dispuse a hornearlas y las puse todas pegaditas, en la bandeja, porque las galletas de azúcar normalmente no crecen en el horno; pero se me olvidó un pequeño detalle: le había puesto más polvo de hornear así que iban a crecer más. Entonces terminé con una bandeja de una galleta inmensa con muchos espirales un poco cuadrados: DESASTRE otra vez!!!.

En este punto, ya mis papás me querían botar de la casa, porque tenía como 100 galletas en un plato y todavía no daba con la que era. Pero a ellos nadie los mandó a tener una niña tan terca, así que me dispuse ooootra vez a hacer mi masa y mi rollito.

Galletas de vainilla en espiral, preciosas para regalar, deliciosas y con una explicación súper detallada (y hasta graciosa) de cómo hacerlas! en www.annaspasteleria.com

Tercer escenario: ya sabía que tenía que hacer una galleta de solo dos colores, y que no las podía pegar mucho en la bandeja; además, con la segunda tanda pude probar y modificar de nuevo la receta para que quedaran aun mejor.

Hice mi rollito, lo traté con cariño y cuidado para que no quedara como un cubo y aquí está el resultado final!!! :D (además aquí ven el proceso por si no entienden alguna parte en la receta escrita, como ven, las puntas no quedan pegaditas, pero es normal!, no se preocupen)

Galletas de vainilla en espiral, preciosas para regalar, deliciosas y con una explicación súper detallada (y hasta graciosa) de cómo hacerlas! en www.annaspasteleria.com

La moraleja de la historia – si es que hay una – es que, al menos yo, no me quedo tranquila hasta conseguir lo que quiero, y si aprendemos de nuestros errores y lo volvemos a intentar podemos conseguir – al menos - unas lindas galletitas como estas, o lo que sea que queramos en la vida. Y querer galletitas me parece algo lindo en la vida, por supuesto.

La verdad, y viéndolo en retrospectiva, no son tan difíciles de hacer; creo que dan un poco de miedo y tuve muchos errores porque estaba enfrentándome a algo que nunca había hecho y que no conocía. Pero espero que con mis indicaciones pueda hacérsele fácil a ustedes!. Este es un mosaico que hice para mostrarles el proceso: colocar la masa encima de papel vegetal o papel encerado, poner otro papel encima y estirar con ayuda del rodillo hasta conseguir una masa rectangular, hacer lo mismo con el otro color y luego ponerlos uno encima del otro, cortar las orillas para nivelarlas, se hace el rollito y listo!, al congelador.

A ciencia cierta, esta tercera tanda (y última al menos por un largo tiempo!!!) me hizo pensar que valieron la pena todos los errores, porque quedaron DELICIOSAS!!, son unas galletas como ninguna que hubiese comido antes, son crocantes y suaves al mismo tiempo, no son duras sino más bien tostaditas. Son perfectas para acompañar el café y me parece que son ideales para hacer regalitos en Navidad, creo que nada es más bonito que un regalo que haya sido construido (o en este caso horneado) por las manos de alguien que quiero.

Galletas de vainilla en espiral, preciosas para regalar, deliciosas y con una explicación súper detallada (y hasta graciosa) de cómo hacerlas! en www.annaspasteleria.com

Si tienen alguna duda con respecto a los ingredientes o la preparación, si quieren sugerir o pedir una receta o si hicieron estas galletas y quieren contarme como les quedaron (me encantaría saber su experiencia!), no duden en ponerlo en los comentarios.

Que tengan un lindo día,

Anaísa

[amd-zlrecipe-recipe:28]

Receta

Descripción

Porción: 16

Ingredientes

  • 250 gramos (2 tazas) de harina de trigo leudan o para bizcochos
  • 2 gramos (1/2 cucharadita) de polvo de hornear
  • 5 gramos (1 cucharadita) de sal
  • 85 gramos (2/3 taza) de azúcar glass o pulverizada
  • 50 gramos (1/4 taza) de azúcar
  • 115 gramos (1/2 taza) de mantequilla sin sal, fría y cortada en cubos pequeños
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 cucharadita de esencia de almendras
  • 1 cucharada de colorante líquido rojo (o del color de preferencia)
  • 2 cucharadas adicionales de harina leudane
  • Sprinkles para decorar

Preparación

  • En un bowl grande, apto para batidora, combinar la harina (sin las 2 cucharadas adicionales, esas se usarán más adelante), el polvo de hornear, la sal y los azúcares. Mezclar para que se incorporen de forma equitativa.
  • Agregar a los ingredientes secos mezclados anteriormente la mantequilla. Encender la batidora a velocidad media/alta hasta que se formen migas pequeñas. Añadir la vainilla y batir a velocidad máxima hasta que todo se haya incorporado y la masa se despegue de las paredes de bowl (si se tiene un gancho de masa para la batidora, usar pues será más rápido el proceso)
  • Dividir la masa en dos partes iguales, apartar una de las mitades y devolver la otra al bowl de la batidora. Añadir el extracto de almendras, el colorante y las cucharadas adicionales de harina. Batir a velocidad media hasta que el color sea homogéneo en toda la masa.
  • Colocar cada porción de masa encima de un trozo rectangular de papel vegetal o encerado (separadas y en papeles distintos, pues primero se estiran separadas y luego se unirán). Ahora, colocar otro trozo de papel encima de la bola de masa y aplanar con la ayuda de un rodillo (el papel arriba se usa para que la masa no se pegue al rodillo y quede más uniforme). Estirar hasta lograr un rectángulo de aproximadamente 25 centímetros de ancho x 18 centímetros de alto y que tenga más o menos 2 centímetros de grosor. No aplanar ni estirar demasiado porque la masa se puede romper fácilmente.
  • Dejar las masas estiradas y separadas entre los papeles y colocar en el congelador por al menos 2 horas.
  • Retirar del congelador, pelar la capa superior de papel de cada una de las masas estiradas. Con la ayuda de un pincel de cocina, rociar un poco de agua en la parte superior de la capa blanca, luego colocar la roja encima de la blanca con cuidado y ayudándose con el papel. Procurar que queden lo mas alineadas posible. Presionar con las manos suavemente para que se adhieran bien la una a la otra y retirar el papel que ahora quedó arriba.
  • Con la ayuda de un cuchillo, recortar las orillas de la masa de forma que queden exactamente del mismo tamaño los dos colores.
  • Ahora, cuando la masa está más manejable pero aún fría y un poco dura, y usando el papel que queda abajo como refuerzo y soporte, comenzar a enrollar por el lado más ancho, asegurando de no aplicar mucha fuerza para que el espiral no pierda su forma, pero la suficiente para que quede ajustado y sin huecos. Puede pasar que mientras se va enroscando se vea la masa romper o rasgarse un poco, simplemente pegarla de nuevo con los dedos y seguir enrollando.
  • Al terminar de enrollar, pasar por una bandeja que no sea honda en donde se hayan colocado las chispitas de colores y con mucho cuidado dar vueltas hasta que se hayan pegado a la masa.
  • Con mucho cuidado, envolver con el papel vegetal y con un poco de film transparente de cocina y llevar de nuevo al congelador hasta que el rollo de masa esté lo suficientemente duro como para cortarlo sin que pierda su forma (por al menos 1 hora).
  • Precalentar el horno a 170° y preparar una bandeja para hornear con papel vegetal o encerado.
  • Retirar la masa del congelador, y usando un cuchillo afilado, cortar el rollo en rebanadas de aproximadamente 1 centímetro de ancho e irlas colocando en la bandeja (con una separación de al menos 5 centímetros entre galleta y galleta) .
  • Hornear por 15 a 17 minutos, o hasta que se vea que las galletas ya no son brillantes en la superficie y la porción de vainilla se ha dorado ligeramente (las mías estuvieron listas en 15 minutos)
  • Dejar enfriar y servir.